martes, 4 de febrero de 2014

LA PRIMERA OBSERVACIÓN DEL AÑO

En esta ocasión la suerte nos sonrió y una parte de las previsiones, la relativa a la humedad, no  se cumplió. Diversas fuentes meteorológicas  que íbamos  consultado mientras se acercaba el día previsto  vaticinaban para esa noche un porcentaje del 82%  y con esta elevada  tasa es muy difícil hacer una observación presentable, ya que en poco tiempo se empapan los oculares, cartas, mesas, sillas, etc, etc además de que en el horizonte la contaminación lumínica se acentúa y se eleva varios grados por las luces de las poblaciones.
Tras interminables intercambios de emails en estos días previos preguntándonos si nos lanzábamos o lo aplazábamos para otra ocasión, seis “locos”  apostamos por arriesgar y acertamos de pleno. 

El grupo de los seis, con notable ausencia de compañeros  

La deliciosa previa  g-astronómica habitual a la espera de la oscuridad, y el montaje de los instrumentos nos entretuvieron mientras observamos como el cielo presagiaba una noche espléndida como así ocurrió.
 La Luna en segundo día de creciente y Mercurio debajo

Dada la orden de salida  cada uno a sus labores.
Patricio Leiva,  estuvo siguiendo el programa de observación y medición de estrellas Dobles de AL (Astronomical League).  Midiendo estrellas de la constelación de Orión.
La noche estaba tan transparente que al final estuvo con Francisco Javier observando algunos objetos de cielo profundo, y el tránsito de Ganímedes sobre Júpiter, impresionante la sombra del satélite sobre el planeta y la gran cantidad de detalles que se pudieron distinguir.
Francisco Javier Álvarez con su inseparable cámara  estuvo haciendo un pequeño fragmento de timelapse, realmente no llegó a 10 seg de video, pero fue un total 230 imágenes con 40 segundos de exposición;  también estuvo “jugando”  con el ISO, que con el nuevo menú de la cámara, le permite configurarlo de mil maneras diferentes.

El cielo poco antes de la oscuridad total
Luis Viana En su afán por seguir conociendo y fijando algunas constelaciones en el firmamento, comenzó la noche alineando el telescopio hacia la constelación del Can Mayor para ver algunos de los objetos que contiene. Después paso a orientar su telescopio hacia a Géminis, con Castor como referencia,  para más tarde recrease con Tauro y Orión, donde consiguió ver seis de las estrellas del trapecio. En estas constelaciones busco algunas dobles que son su gran debilidad, llevándose alguna sorpresa agradable.
Más tarde pasó a identificar la constelación de la  Ballena, descubriendo una bonita doble y por último, gracias al amigo Francisco Javier, localizó las estrellas que forman  la figura de la Hidra y estuve observando algunos objetos de esta constelación.
Para acabar la noche se centró en Júpiter, gracias a la magnífica noche, lo observó como nunca antes lo había hecho, con una nitidez espectacular. El colorido, las bandas increíblemente definidas, sus satélites  como esferas y uno de ellos,Ganímedes, hacía sombra sobre Júpiter y pudo seguir su trayectoria durante buen rato.
A la vuelta  una anécdota que ya por repetida se nos hace habitual, al llegar  a la población de Trigueros, un control de la Guardia Civil, parada y a  dar cuenta de todo el material que llevaba,  sin que la cosa fuera a más.

Carmelo Álvarez, anduvo con uno de sus magníficos paseos por las constelaciones, cuya redacción colocaremos en breve.

María Reyes Hereza y un servidor (Paco Tello) empezamos a confeccionar el borrador  para la nueva sección de nuestro  blog que será la continuación a la ya finalizada: El cielo con prismáticos.
Tomamos mediciones de grados de campo  con prismático de 10 x 50 y con los binoculares Vixen BT80 con tres tipos distintos de oculares. También comprobamos en qué lugar de la Escala de Bortle podemos situar el cielo desde nuestro lugar de observación, además de realizar un par de bocetos de objetos de cielo profundo,  y  aprovechamos la oportunidad que nos ofrecía la magnífica noche (pocas así entran  en el año) constatar algunos de los objetos Messier que se suelen indicar en diversos listados como “visibles a simple vista”.  
Con la tarea terminada, llegó la despedida y hasta la próxima.

4 comentarios:

J.F. Aguilar dijo...

Muy buena crónica, Paco.
Por curiosidad, ¿qué día fue esa salida?
Lo digo porque el día 25 de enero planté mi telescopio en la azotea y, además de ver a Júpiter con nitidez, fui testigo también del tránsito de Ganímedes y la proyección de su sombra en la superficie del planeta. Supongo que sería el mismo día.
Gracias, un saludo.




Alf dijo...

Paco, has pillado un bólido en una de las fotos... si es que no puede ser, eres un máquina.

Un abrazo

Paco Tello dijo...

Hola Aguilar, nuestra salida fue el sábado 1 Febrero.

Ver el tránsito de uno de los satélites de Júpiter siempre resulta atractivo.

Un saludo y gracias por tu comentario.

Paco Tello dijo...

Alfred, la foto del bólido es de Fco Javier.

El mérito es suyo.

Saludos.