martes, 14 de abril de 2015

CRÓNICAS ANDROMEDANAS

Por Paco Tello

Observación del día 14 Marzo 2015

Después de los tradicionales prolegómenos: saludos, montaje, fotos para el recuerdo, rica gastronomía acompañada con su no menos rica tertulia a la espera de la llegada de la noche y poder comenzar a “trabajar”, mi programa de observación para esa noche era diverso y consistía en: cúmulos abiertos, globulares, estrella doble, y algunas “cosillas” más que siempre gusta volver a contemplar…  o sea un buen surtido de objetos localizados la mayoría en las constelaciones de Lepus, Can Mayor y Puppis.
Con el Vixen BT80 y con los oculares de 12 mm colocados, que me ofrecen 75x y 0.66º grados de campo de visión, y ya alineado el puntero esta vez con el brillante lucero vespertino Venus,  mi primer objetivo fue el:
NGC 2017 cúmulo abierto o asterismo, ¿cómo clasificarlo? Da igual, lo importante es ponerlo en nuestros oculares y disfrutar de 4 estrellas que forman una Y griega; es pequeño unos 4 minutos de arco, pero brillante y con un bonito colorido en dos de sus componentes: naranja y azul.  Se localiza a 1.33º grados aproximadamente  de Arneb, la estrella alfa de Lepus. Un buen comienzo.
El segundo objetivo era la estrella doble Gamma de Lepus… fácil de desdoblar y de color amarillo pálido la principal y naranja la secundaria, una agradable visión.
Seguidamente pase a NGC 1904/Messier 79 Cúmulo globular de un tamaño de 8.5 minutos de arco y una magnitud de 8.1.
La referencia que llevaba para su localización era trazar una línea imaginaria que partiendo de Arneb pase por Nihal (beta de Lepus) y prolongando hacia el sur la misma distancia que hay entre ambas (unos 3.5º) lo encontraría, como así ocurrió. Lo veo algo difuso, como una pelota borrosa de un ligero color amarillo y su forma me parece más que circular, ovalada. Muy bonito.
Abandono la Liebre para pasar a la vecina Can Mayor y mi primer objetivo en esta preciosa constelación es como no, el espectacular cúmulo NGC 2287/Messier 1, de magnitud 4.50 y un tamaño de 38’ minutos de arco, que siempre que lo observo me entretiene durante un buen rato contemplando su colorido y la disposición de sus estrellas en forma de varillas de abanico que parten de la estrella central HIP 32496 de color naranja.  Una delicia.
El siguiente objetivo me llevó cierta dificultad localizarlo por su tamaño y magnitud, la referencia era en una línea que partiendo de Sirius, llegara hasta la zona de los cúmulos M46 y M47, en la mitad de esa línea,  se encuentra NGC 2360  de magnitud 7.20 y un tamaño de 13 minutos de arco. Tras varios intentos lo consigo, localizando  la estrella de magnitud 5.45 HIP 35180 que se encuentra a 20’ m.a. del objetivo.
Es conocido como el cúmulo de Caroline, por haber sido  descubierto por  Caroline Herschel.  Observo una cadena de estrellas de forma ondulada o zigzag que lo recorre de este a oeste, y un par más de cadenas de débiles estrellas en forma de arco. Se necesita un telescopio con mayor capacidad para saborearlo en toda su belleza.
El tercer objetivo NGC 2354, cúmulo de magnitud 6.50 y un tamaño de 20 m.a. se localiza a 1.30º grados al este de la estrella Wezen, delta Canis Majoris, de magnitud 1.80. Cúmulo amplio y luminoso, pero pobre en estrellas. Lo más destacado es una cadena de quince estrellas de magnitudes 9-10, que lo recorre de este a oeste en forma zigzagueante. Discreto.
El último objetivo que llevaba en el listado dentro de Can Mayor, me deparó la  sorpresa de la noche: nunca antes me había detenido en su observación y desde ahora formará parte de esas pequeñas joyas que cada vez que pueda será de obligada observación, me refiero a NGC 2362 Cúmulo de Tau.
Sencillo de localizar siguiendo una línea que partiendo de  Wezen, pase por el anterior cúmulo y prolongándola 1.20º grados, veremos una estrella a simple vista de magnitud 4.3 que marca el cúmulo.
Es pequeño de tan solo 8’ minutos de arco, ¡¡¡pero qué maravilla!!! rico y compacto con ligera forma triangular, varias luces brillantes rodean el sistema múltiple de la supergigante Tau.  Lo mejor de la noche.
Dejo Can Mayor y viajo a la cercana constelación de Puppis para los tres últimos O.C.P.
El primero es NGC 2447/Messier 93, cúmulo abierto de magnitud 6.20 y un tamaño de 22’ m.a. se localiza a 1.30º grados al nor-noroeste de la estrella Xi de Puppis, Azmidiske, de magnitud 3.30.
Cúmulo muy denso en el centro con estrellas brillantes, destacan dos cadenas de estrellas en línea recta que se cruzan y una de ellas se quiebra y corre paralela desde la mitad del cúmulo, dándome la apariencia de una estrella de mar. Muy bonito.
El segundo objetivo es el cúmulo abierto NGC 2482 de magnitud 7.30 y un tamaño de 12 m.a. Se localiza a 1.25º grados aproximadamente de la misma estrella Azmidiske, pero esta vez en dirección noreste.
Tiene pocas estrellas brillantes, sus débiles estrellas están esparcidas en toda la amplitud del campo, no le encuentro un patrón definido. Discreto.
Y para cerrar la noche el cúmulo NGC 2527 de magnitud 6.50 y un tamaño de 22’ m.a. Se localiza trazando una línea hacia el sur desde la estrella Tureis P de Puppis de magnitud 2.80, hacia la estrella Naos Zeta de Puppis de magnitud 2.20, a unos 4º grados de Tureis lo encuentro tras dos intentos fallidos.
Es un cúmulo poco concentrado, disperso , formado por estrellas de magnitud 9-12. Llevaba como referencia que sus estrellas más brillantes formaban de forma vaga la figura de un trapecio. No estuve “afortunado” y esa figura de trapecio no la supe encontrar. La dejo para otra ocasión. Discreto
Con la fantástica visión del cometa Lovejoy que se encontraba en la constelación de Cassiopea, puse fin a la jornada de observación, despidiéndome de los compañeros que  incansables o insaciables se quedaron hasta altas horas de la madrugada.


Hasta la próxima, buenos cielos y buena suerte. 

2 comentarios:

almach dijo...

Vaya Paco, a medida que iba leyendo parecía como si estuviera observando yo. Y para colmo, observando por unos BT-80. Seguramente, cuando me recupere de las últimas compras astronómicas, será algo que me plantearé comprar :)

El NGC2362, desde unos cielos oscuros es realmente bonito, yo también me llevé una agradable sorpresa:

http://laorilladelcosmos.blogspot.com.es/2011/01/ngc-2362-cumulo-abierto-en-canis-major.html

Saludos.

Óscar

Paco Tello dijo...

Hola Óscar, me alegra tu comentario.
Yo pasé de un S/C de 10" al BT80 por dos motivos, uno el principal, por el peso y el volumen del equipo y la otra más secundaria por que no terminaba de entenderme con el.
Ahora estoy muy satisfecho por la "obligación" que el binocular me ha dado, en ir conociendo el cielo palmo a palmo y a simple vista para encontrar esas joyas.
En cuanto a NGC 2362, para la próxima salida me apañaré en echarle un vistazo por el refractor del compañero Antonio Conde, si se ha curado ya de la "gripe" (el telescopio) Tiene que ser impresionante.
Un cordial saludo.